621 228 943 (solicitud de cita vía WhatsApp) 91 561 72 18

cdbarrantes@consultadermatologia.es

Horario: 9:30 a 19:30

Revisar nuestra salud dermatológica está en manos de todos

El 7 de abril se celebra el Día Mundial de la Salud, que este año lleva como lema ‘Mi salud, mi derecho’ con el fin de defender el derecho al acceso sanitario que todos deberíamos tener en cualquier parte del mundo. Según los cálculos de la OMS, al menos 4.500 millones de personas, más de la mitad de la población mundial, no están completamente cubiertas por servicios de salud esenciales, entre los que también existe un déficit de revisiones periódicas en nuestra especialidad: la dermatología.

En este sentido, creemos que es importante abogar también por la prevención y el autocuidado. Para empezar, hay que concienciar de lo importante que es marcar en nuestro calendario al menos una revisión anual con un especialista para conocer el estado de nuestra piel y sobre todo de nuestros lunares. Pero también promover hábitos saludables que nos ayuden a evitar lesiones y patologías, y con ello a mejorar nuestro bienestar.

Por ejemplo, es importante recordar que hay que nutrir e hidratar nuestra piel, cuero cabelludo incluido. Tanto de forma externa con el uso de cremas, como interna, a través de la nutrición. Beber agua (algo más de un litro y medio diario) y comer frutas y verduras de forma asidua nos aporta una inyección de hidratación y vitaminas que repercute en un pelo y una dermis mucho más fuertes y sanas. Además de prevenir una gran cantidad de patologías de otros tipos: cardiovasculares, cerebrales, musculoesqueléticas, etc.

Y no olvidemos la protección solar frente a las radiaciones que nos llegan desde nuestra estrella más cercana. Los expertos en nutrición nos dicen que debemos tomar el sol al final del día y sin crema solar durante 10-15 minutos para absorber y asimilar mejor la vitamina D suficiente que necesita nuestro organismo diariamente. Pero el resto del día debemos proteger las zonas expuestas para reducir el riesgo de padecer un cáncer de piel por el acumulo de radiacion a lo largo de nuestra vida, con cremas que nos aporten un factor 50. Así como evitar broncearnos en cabinas de rayos ultravioleta o similares.

El paciente crónico

Por otra parte, fomentar la formación y la comunicación con nuestros pacientes crónicos, es una vía más para demostrarles que nos preocupamos por ellos dentro y fuera de la consulta  y que sepan cómo manejar su enfermedad de manera autónoma. Los dermatólogos somos los principales interesados en que nuestros pacientes obtengan los mejores resultados, y para ello debemos darle toda la información sobre su enfermedad y sobre cómo un tratamiento va a mejorar su calidad de vida.

Explicar con claridad los problemas que se va a encontrar, las vías para prevenir brotes, los beneficios que le pueden aportar determinados tratamientos y los perjuicios de no seguir las pautas marcadas por los especialistas sanitarios, las interacciones que pueden aparecer si se combinan dos o más terapias, el momento adecuado para pedir cita con el dermatólogo

De todo ello debe informarse desde la consulta, con tiempo, pausa y forma, recordando que internet es fuente de información pero también de grandes bulos que nos pueden dar más de un quebradero de cabeza. Y, sobre todo, dejando claro al paciente que los especialistas estamos siempre a su lado, dispuestos a resolver todas las dudas que surjan.

Esa es, precisamente, la filosofía de Barrantes, un espacio cercano, incluso familiar para todos nuestros pacientes.

Si detectas algún problema en tu piel o en tu cabello y tienes dudas de cómo abordarlos, consúltanos y buscaremos una solución para mejorar tu salud y tu bienestar.