Un profundo estudio de las condiciones y características de la piel, son imprescindibles para aconsejar cuales son los productos cosméticos necesarios para restablecer y mantener una piel sana y rejuvenecida.
La microfotografia y el análisis de la misma a través de un software específico permite analizar la hidratación, el componente graso, la profundidad del envejecimiento, capa cornea, tamaño del poro y fotoenvejecimiento.
La prescripción del producto adecuado se hará en función del conocimiento del paciente (exploración y anamnesis) al que se añadirá la información obtenida por los medios tecnológicos.